En Nicaragua hay 3 razas de sapo. Es de vida o muerte para todos nosotros, saber cuáles son

En Nicaragua hay 3 razas de sapo. Es de vida o muerte para todos nosotros, saber cuáles son

Hoy vamos a hablar reales. Billises. Pesos y centavos. Eso que mueve al reino batracio y mantiene a Daniel «El Masacrador de niños» Ortega en el poder. Vos sabes, «la mística revolucionaria». Porque no nos enredemos, hasta el más idiota de los batracios sabe que ese discurso recalentado de la guerra fría es solo por educación. En el fondo, ser sapo es un transacción monetaria y al igual que en las maquinitas de la pulpería, si no metes una moneda, no hay chicle de pelota.

Ser sandinista era buen negocio

Después del 90, cuando los sandinistas tuvieron que entregar el poder y con ello el patrimonio estatal (menos una pequeña comisión conocida en la historia de Nicaragua como «La Piñata»), ser sandinista dejó de ser glamoroso. Muchos comandantes aprovecharon la oportunidad para bajarse de ese bus destartalado, pues ya le habían chapeado absolutamente todo lo que tenía de valor. Lo que Humberto Ortega llama «no bajarse en bicicleta» del poder.

Obviamente no estoy hablando del sandinista de a pie que pasó ganando $20 mensuales los 10 años que trabajó en el Estado, haciendo además domingos rojinegros y vigilancia revolucionaria, gratis. A esos más bien les quitaban una tajada de su quincena en concepto de membresía al FSLN.

Estoy hablando de comandantes, ministros, embajadores. Los más comprometidos con las causas revolucionarias.

Daniel Ortega se lenteó en la Piñata

Ya antes he hablado aquí sobre las necesidades que pasó Masacrín en esta etapa. Si bien, se piñateó una buena «casa» para darle un techo digno a su inmensa familia (numerosa es piropo), pero tampoco sacó un Agricorp o una cadena de supermercados en Costa Rica.

Por eso es que terminó yendo hasta Libia a negociar con Muammar “El Brocheta” Gathafi una mesada revolucionaria que le permitiera comprar sus primeras Mercedes y mantener la racha de nunca trabajar y pasar en campaña permanente.

Con ese dinero logró llegar (con las completas) a los brazos de su segundo sugardaddy, Hugo Chavez.

Hugo Chavez, el papi azucarado preferido de Daniel Ortega

Así llegamos al 2007, Masacrín nuevamente en el poder, ahora con los petrodolares de papi-azucarado número 2 (Chavez). Es la fecha y 7 de cada 32 pesitos que pagas por la gasolina, van a la bolsa de Daniel Ortega. Así de poderosa es la mesada de Chavez.

Para que te des una idea, la «cooperación» venezolana se valora en unos 4 mil millones de dólares. No se sabe cuánto de esos centavos quedó en la cuenta Ortega Murillo. Mis primos hermanos de Nicaragua Investiga dicen que 2,500 millones:

Eso lo hace dos veces más rico que el tío Carlos Pellas, quien según el Bloomberg Billionaires Index, apenas tiene 1,100 millones de dólares.

Ahora hay 3 razas de sapo

Eso no quiere decir que todos los sandinistas (que se quedaron después de la piñata) ahora son ricos. Según los científicos expertos en la fauna batracia, en Nicaragua hay actualmente 3 razas de sapos.

Primero está el «Sapo Real», fácil de reconocer porque es apellido Ortega Murillo.

Luego el «Sapo Pochomil», llamado así porque es igual a esos perros flacos que no te dejan en paz cuando vas Pochomil y queres comer.

Y por último el «Sapo de a píe», la raza más silvestre de los tres. Generalmente los ves rotondeando o de paramilitares, montados en una Hilux buscando a quién matar.

El Sapo Pochomil

Para ser «Sapo Real» tenes que nacer. Solo hay como 32 especímenes de esta raza de sapos, todos hijos de una misma vieja sapa. El resto de sandinistas revolucionarios con ambiciones de hacer dolares, se tienen que conformar con ser Sapo Pochomil. Es la diferencia entre tener miles de millones de dólares, versus tener cientos de miles de córdobas.

Algunos Sapos Pochomil se han casado con un sapo real para salir de la pobreza (ejemplo, Francisco Diaz). Otros recorren el camino más largo y pasan velando el huesito de pollo frito hasta que por fin los jefes lo tiran al piso (tipo Gustavo Porras). Robertito José es el que más alto ha llegado en este grupo batracio.

No son muchos los que tienen madera para ser Sapo Pochomil, Wilfredo Navarro hace méritos de sobra, pero todavía lo tienen en período de pruebas. Será rencoroso Masacrín?

De todos modos, a los Sapos Pochomil la gloria les dura muy poco. Porque al rato les caen las sanciones de la Nica Act Magnisky en Estados Unidos, luego las de Canada, y luego las de la Unión Europea. Los pobres terminan en la calle todos soplados soplados.

El Sapo de a píe

Aún así, todo Sapo de a píe sueña con llegar algún día a ser raza Pochomil. No más rotondeadas para ajustar la cuota en la Curacao. No más bailes del Zekeda para asegurar la quincena en uno de los ministerios. No más cartas rogándole el fundillo a Mascrín para que te regale una casa.

Por cierto, el primo Abecedario me mandó una de esas cartas que tenes que mandar para optar a una casa Bismarck Martínez. Una advertencia antes, está escrita en idioma de JS, así que cuidado les da algo:

Dhezde hun lughar de Nykaragua,
15 the hagozto the dozmildyecinuebe

Komandante Dany, presenteh.

Hamado Komandante, hezpero k esthes vien hal ladho de la kompañera. Llo te hezcrivo pod hel azunto eze de las kazitas varatas ke dize el zaperio de mi varrio que thu noz bas a dhar.

Lla rrebize lo rekizitos y llo zoy nika, la berda ez ke ni mi madre ze hacuerda dhonde me parioh pero la mia cedhula dize k zoy nika. I ci tengoh cedhula ez k zoi mallor de hedat.

Thamvien the jhuro pol la madreh k no save dhonde me phario k llo no thengo kasa. Bibo harrimado, komo thu muger, con huna maje aí k me cohrre kada mañanah phero hen la noshe ce le holvida.

Tamvién te jhuro ke nhunca e cido veneficiado por 1 sunsidio o vonos de ezoz k dice el Fhidel Morenoh. Llo zolo e recivido mis 200 baras x rotondear he hir a la plasa, aunke me deven la del hultimo 19 de julio, el zepezapo dice k no le yego completoh hel dinero k le mandazte.

Haí te ban las dos kopias de mi sedula de hidentidad, no phude enbiarte la zedula de ninghún protaghonista polque todos los majes que protaghonizan las telenobelas de thurno son hextranjeros y naide save onde biben.

Thampoco the pazo las sedulas hy/oh partidhas de nazimiento del núcleoh fhamiliar y los veneficiarios. Fuhi al rejistro sivil y la maje k me atendióh dize ke hallí no tiene ha naide rejistrado kon hel nonbre de “núcleoh familiar” o “veneficiarios”. ¿Tuh no eztaz pidihendo ezo parah zalirme con k no kumplo loz requisitoz? Ceguro k noh, ezo zolo lo penzarian los mismo k dicen que thu y thu harrimada matharon hun kachimbal de jente.

Thampoco ba lo de la coliya del HINSS o karta zalarial, llo ni ce onde keda eze tal HINSS i le dije al maje ke me phaga ha beses x halludarle a labar charros k me dihera huna karta zalarial y me debolbió huna mirahda komo la ke thu muger te thira ha bos kada bez k te thiras thus danieles en ezos thus mesmos discurzos de ciempre. Rebiza heze requisito, llo creo que la coliya zolo ce la deben de pedhir ha la jente de la polisiya.

Thampoco ba heso de mancomunar, en 20 quilometros ha la redondah onde llo bibo no hencontre ha nhadie ke hentendiera eze requicito phara phoderme alludal.

La targeta de bacuna ci ba, phero la k hencontré hes the hun hentenado ke handa de hazul y blanko, hespero ke no zeaz fijadoh i no me kites mi kasita por hezo.

Cin maz ke dezir, hakí heztoi hesperando my kazita. Himajino ke ci ai ke hezkribirte ha boz hez polke baz ha yegar hen thu Mercedez ha hentregármela. ¿Kuándo t hespero a boz y la kacita?

Grazias my komadante, herez hel mejol, no kreo k haiga hotro prezidente hen el mhundo ke thome tienpo para hencargarce de cozas hasi, ¿oh ez ke la bieja harrimada no the dheja azel hotra coza?

Te hidolatra,
UHDPQNQDSNPQNLD

No son las armas, son los reales

Así llegamos a nuestra conclusión de hoy. Lo que les dije al comienzo, son los miles de millones de dólares los que mantienen vivo al reino batracio.

Imaginate que estos cheles por un pasaje de avión y unos días en un hotel, no solo le hicieron una entrevista bolita pasada a Masacrín y sino que hasta hicieron el cuadro bailando el Zekeda:

¿Qué no haría por 100 dólares un chirizo de esos que se monta a una Hilux con un AK? Bueno, en realidad ya sabemos que es capaz de hacer. Lo cual me hace pensar que tal vez nuestra estrategia debería ser más pragmática: Hagamos una recolacha y demosle a cada sapito de a píe, 10 rotondeadas y media (al cambio oficial) con la única condición que deje solo al Masacrador de niños. Sería una salida pacífica y cuidado más barata que la guerra civil de los 80. No sé, piénsenlo. Si se deciden, yo aquí tengo el primer dolarito listo para ese chanchito.