la nueva bandera nicaragua daniel ortega

Sandinistas presentan una nueva bandera para Nicaragua (porque el azul y blanco es muy ofensivo)

Con todo el resentimiento que provoca la bandera de Nicaragua en el Reino Batracio, era de esperarse que eventualmente se hablara entre los fieles más sapos del gran Rey Daniel Primero, sobre la posibilidad de hacer cambios en los símbolos patrios.

Este proyecto, en realidad, no es del todo nuevo. Más bien ha sido un proceso gradual que empezó hace años con el escudo.

Este era el escudo de Nicaragua cuando eramos república:

Escudo oficial de la República de Nicaragua

Elegante, clásico, formal. A como un escudo de un país serio debe ser.

Pero apenas inició la ocupación militar del Reino Batracio, el escudo se convirtió en esto:

Yo no soy diseñador gráfico con especialidad en identidad visual de marca país, pero me basta con tener ojos para reconocer que «eso» lo hizo alguien que no sabe mucho. Quizá, alguien que usa calcetas gruesas de futbolista con sandalias plásticas…

La elegancia batracia

Sin entrar en mucha controversia, creo que podemos estar de acuerdo que la sensibilidad estilística del Reino Batracio es muy diferente a la del nicaragüense que es ser humano normal.

La bandera de Nicaragua ofende

No es secreto para nadie en Nicaragua, que desde el 2018, la bandera nacional, la eterna azul y blanco, se ha convertido en una ofensa visual para cualquier sandinista. No exagero cuando digo que hay personas que han sido encarceladas por simplemente portar la bandera. Es famoso el caso del señor que andaba globos azules y blancos, que fue secuestrado por la Policía Sandinista.

No se los recomiendo, pero si están en Nicaragua, pueden hacer el siguiente experimento para comprobar el fenómeno:

  • Paso 1: Compren una bandera (en secreto, porque vender o comprar banderas de Nicaragua es delito).
  • Paso 2: Carguen la bandera de forma visible, por un día entero.

Eso es todo lo que tienen que hacer para conocer el interior de una cárcel en Nicaragua.

¿Te acordas cuando llamábamos a la Policía después de un robo y te decían que solo si les compraban la gasolina podían llegar? ¿Y se aparecían 4 horas después, solo a hacer la mueca? Vos pensabas que estábamos mal entonces. Ahora que llegan en 10 minutos ¿Cómo te hace sentir eso?

Cambiar la bandera de Nicaragua es necesario

Es por este odio a la azul y blanco, que se ha convertido en una necesidad para los sandinistas cambiar la bandera del país que ocupan. Como los piratas que suben la bandera negra con la cara de la Vieja Arrimada en los barcos que asaltan, así los batracios necesitan algo más representativo de su mística revolucionaria.

La primera opción es la Roja y Negra que por muchos años los ha acompañado. Sería una transición de lo más sencilla, puesto que la bandera rojinegra ha estado al lado de la azul y blanco por 40 años. Algo que según la Constitución es absolutamente ilegal, pero como diría Payo Solís: como es para quedar bien con el Comandante, la legalidad pasa a segundo plano.

Solo hay un problema con esta opción. A la mujer del patrón no le encantan los colores. En los últimos 10 años hemos visto un retroceso significativo de la vieja bandera sandinista, en favor de colores más «juveniles». Especialmente el rosado chicha.

Sapito uniformado con los colores del sandinismo moderno

Eso dificulta un poco el universo de opciones, pues en la historia del mundo, jamás ha existido una bandera de ese color (por razones obvias). Pero como sabemos, lo normal nunca ha sido gran obstáculo para doña «32 anillos en cada mano» (y 13 en cada pie).

Para una persona normal, una madre para tal efecto, que le violen a su hija menor de edad es motivo de sobra para convertirse en una leona salvaje dispuesta a derramar sangre. Rosario Murillo, en cambio, vio una maravillosa oportunidad para cambiar su estigma de Vieja Arrimada. No solo no se divorció del violador, si no que además lo defendió y le hizo la vida imposible a su hija, hasta obligarla al exilio.

Por eso, pensar en una bandera color magenta no suena descabellado para esta señora. O mejor dicho, para la Nicaragua ocupada militarmente por el Reino Batracio.

Y si hay que poner algo en el centro, está claro que la cara de Daniel «El Masacrador de niños» Ortega es el símbolo más representativo del sandinismo.

Presentamos entonces, la nueva bandera de Nicaragua:

Proximamente a la venta en un semáforo cerca de usted.

El Parásito Navarro se arrodilla y con lagrimas en los ojos canta el himno nacional*

* himno nacional, por ahora. Porque ese es el próximo cambio. Dicen que ya tienen una favorita…