En las Calles de Nicaragua no se vive mucho espíritu navideño (mirá los videos)

En las Calles de Nicaragua no se vive mucho espíritu navideño (mirá los videos)

Es diciembre y el espíritu navideño ha infectado a todos los nicaragüenses de amor y fraternidad. En estos días es normal que la gente desconocida te sonría sin razón aparente (especialmente si andas el aguinaldo en la bolsa y tenes cara de familia numerosa).

En diciembre el saludo oficial es el abrazo y caminar por cualquier calle de Nicaragua es como cruzar uno de los galerones del Huembres (amorcito aquí, tierno allá).

Lo que quiero decir es que en todos lados se respira los «buenos deseos navideños». Menos en un lugar: las calles.

En las calles, no hay espirítu navideño, ni buenos deseos, ni nada eso. En las calles de Nicaragua es al igual que cualquier día del año, «salvese quien pueda». Así que cuidado con los peligros de siempre, la policía y los taxistas.

La última de los Policías

Casos como el de Miltón son comunes en Nicaragua. Una oficial de Policía lo multó por andar con 4 personas en una moto. Solo que Miltón en realidad no andaba en moto, sino en una camioneta. De tina. De hecho en su circulación dice que su vehículo tiene una capacidad de 4 personas:

Aquí está el video de la discusión:

https://www.facebook.com/100009606859321/videos/1903358426661034

¿Qué se debe hacer en estos casos? Quiéeeeen sabe prix, porque perder días enteros en Tránsito tratando de apelar a la multa no suena divertido.

La última de los Taxistas

Luego está el caso del maje del bate y el taxista. Aquí está el video:

https://www.facebook.com/pablo.fletes/videos/1578897845521561/

Lo inusual es que en este caso el taxista es la víctima. Al parecer el maje del bate no le quería dar pasada y cuando el taxista le reclamó, éste sacó el bate.

La explicación completa:

Este vídeo lo tomamos este lunes por la tarde. Sé que algunos taxistas son complicados, mal educados e irrespetan las señales de tránsito constantemente, pero eso no justifica que por el hecho de no dar pasada, este maje, cobardemente con un bate en mano, agreda a otra persona que también debe andar estresada por el arrecho tráfico de Managua.

Como sea, si el prix del bate le hubiera pegado aunque sea uno de esos swings al del taxi, la familia le tendría que empacar el relleno, pues la navidad la pasaría guardadito en una estación de policía.

Yo por eso este diciembre, cuando en las calles de Managua, ando con mi respectivo Podcast en el teléfono. Así el tráfico es más llevadero y ni la policía, ni los taxistas me roban la tranquilidad.