Chiva con la verdadera lavandería de dinero en Nicaragua (no la de los juicios políticos)

Chiva con la verdadera lavandería de dinero en Nicaragua (no la de los juicios políticos)

Hace unos días, hablamos sobre el milagro ocurrido en Nicaragua, cuando Daniel Ortega logró erradicar el lavado de dinero, gracias a su habilidad de cambiar el significado de las palabras. Muchos de ustedes terminaron algo confundidos pensando que para salir de la palmazón, tal vez era mejor poner una lavandería en vez de una venta de pollos asados, aprovechando el fenómeno. Hoy vamos a aclarar el asunto y de paso advertirles del peligro real que es el lavado de activos en Nicaragua.

Empecemos por las últimas noticias sobre lavado. El pasado viernes 11 de marzo, la justicia batracia de Daniel «El Masacrador de niños» Ortega, declaró culpables a los trabajadores y directivos de la Fundación Violeta Barrios de Chamorro, por desestabilizar Nicaragua y por lavar millones y millones de dólares.

En el podcast de ayer lunes, hablando con la prima Elvira Cuadra, tocamos el tema y me sorprendió cuando le pregunté sobre el lado batracio de la historia, y ella me dijo, categóricamente, que la fiscalía no había probado los delitos que luego el juez aceptó tan campantemente como ciertos. Yo, que soy broder del Zanatillo, me quedé con la espinita, para sacarmela luego con su «relación».

Un juicio sin pruebas (así es la justicia sandinista)

Ser abogado defensor en estos juicios políticos es un deporte extremo en Nicaragua. Entiendo que el término científico para describir a estos individuos temerarios, que no le temen a nada, ni a nadie, es: «les hiede la vida».

El abogado Maynor Curtis es uno de esos hediondos. Carlos Fernando lo entrevistó el domingo pasado en Esta Semana, aprovechando que todavía está sano y salvo. La entrevista duró 18 minutos que pueden ver a continuación (especialmente recomendado para cualquier joven inocente que pretende estudiar derecho en Nicaragua):

En Confidencial está la transcripción de la entrevista (para que no gastes tus 20 pesos quintuplicados). Me llama la atención esta parte:

Entonces, ¿sobre qué se basa el juez para declarar la sentencia de culpabilidad?

La Fiscalía hizo alegatos de que se había demostrado la comisión de los delitos.  Sin embargo, en lo que se refiere al lavado de dinero, básicamente se mencionaba ese delito cuando se le preguntaba a los oficiales sobre qué tipo de delito estaban investigando cuando llegaron a hacer los allanamientos o las detenciones de las personas. Sin embargo, era algo imposible de probar en virtud de que el perito de la Dirección de Investigaciones Económicas de la Policía Nacional dijo que su informe era preliminar.  Dijo que él encontró indicios de actividades sospechosas, pero  no una conclusión directa sobre que hubo lavado de dinero. El problema que tuvo la es que no podía demostrar el origen sucio del dinero. Una de las defensas le preguntó al perito si el dinero de USAID (Agencia de los Estados Unidos para el Desarrollo Internacional) era dinero sucio y él dijo no. Y eso representaba el 86% de las donaciones que recibía la Fundación, además de otras oenegés de Europa.  

Confidencial, 13 de marzo 2022

Esto es lo que andaba buscando. La parte donde dice que la Fiscalía no se molestó en probar el delito de lavado de dinero. Solo lo mencionó de pasadita, al final del juicio.

Lo desconcertante es que eso haya sido suficiente para que el juez descartara 3 mil páginas de pruebas que presentó la defensa y en 10 minutos dijera «culpables».

IN-CRE-I-BLE

Es como cuando en las rifas que hacen las tiendas, siempre se la saca un sobrino del dueño. Nadie se sorprende, pero igual arrecha.

El lavado de dinero sí existe en Nicaragua, pero está en otro lado

Lo más irónico es que justo la semana antepasada, la GAFI sacó su «boletín» sobre lavado de dinero en la región y Nicaragua volvió a salir remangada. Les dejo a nuestro querido corresponsal sobre temas económicos, don Enrique Saenz, para que les explique mejor este bochornoso caso:

Esa lista gris es el equivalente a la carta de compromiso que le hacían firmar a tu pobre madre en el colegio, cuando vos te ponías de improsulto y nadie te aguantaba. Es lo que los expertos llaman estar en «alitas de cucaracha».

O sea que lavado de activos sí hay en Nicaragua, solo que no está en las donaciones que recibe la Fundación Violeta Barrios de Chamorro de parte de USAID.

Buscando el lavado de dinero

La GAFI dice que Daniel Ortega firmó su carta de compromiso en febrero del 2020. Donde se comprometió a resolver la falta de marco jurídico (falta de leyes) y la débil institucionalidad que hay en Nicaragua (Masacrín controla todo, no solo el Ejecutivo). Dos años han pasado y en ese tiempo no solo no ha avanzado en resolver esos problemillas, si no que los ha empeorado.

Empezando por el fortalecimiento del marco jurídico, una forma elegante de decir «redacción de leyes». Daniel Ortega sí ha creado leyes, pero han sido para encarcelar, confiscar y desaparecer a los que él considera enemigos (por ejemplo, la Ley de Agentes Extranjeros). Ese «marco jurídico» le ha servido a Masacrín para cerrar varias ONGs. Mientras el lavado de activos, bien gracias.

Que nadie se meta con mis testaferros (grita Daniel Ortega)

La contradicción se hace más evidente cuando vemos que la GAFI le ha recomendado a Daniel Ortega estar atento al uso de testaferros y empresas de maletín, como señales inequívocas de que el crimen organizado está activo y lavando dinero.

Irónicamente, en Nicaragua es él y su familia (los Ortega Murillo), los que más han hecho charanga con estas actividades criminales. Vuelvo a poner la infografía de Confidencial sobre los 22 negocios y las 2 docenas de testaferros que usa la familia:

Está medio difícil que el Gobierno de Nicaragua se ponga las pilas en buscar testaferros y empresas de maletín, si el Presidente y su familia son los campeones en su abuso.

El cubito de hielo se termina de hacer iceberg cuando vemos que por andar persiguiendo a sus supuestos enemigos, Daniel Ortega le ha dejado la mesa servida al crimen organizado internacional. Nadie en Nicaragua se atreve a denunciar nada por miedo a ser confiscado o terminar en el Chipote.

Todo esto ha provocado que Nicaragua esté actualmente el top 15 mundial de países más colorientos por el lavado de activos.

Como afecta este desastre a tu persona no batracia

Si vos no le trabajas a los Ortega Murillo, o sea no sos sandinista, salir pegado en un delito de lavado de dinero debería estar alto en tu escala de clavos que no queres tener en tu vida. Puede que en Nicaragua nadie te haga nada, pero este es de esos delitos que trasciende fronteras. Sobre todo porque suele ser patrocinado por el crimen organizado internacional. Vos ni cuenta te das, pero tal vez, esa venta de carros usados extra baratos, puede ser una operación de unos narcos que se quieren aprovechar de la situación en Nicaragua.

Les recomiendo lanzarse el podcast de RedActivos para más detalles sobre la prevención: